Vuelven los colores religiosos pero sin dios

Es tiempo de colores, vuelven los colores religiosos pero sin dios, como las compañías telefónicas que adoran pillar nuevos fieles.  Los morados, los naranjas, los rojos, los azules, los rosas, los amarillos. ¿Y los cabreados grises qué color tienen, el gris marengo?

Y al tercer día, al resucitar, se encontró con sus amigos

Y al tercer día, al resucitar, se encontró con sus amigos, sorprendidos y atentos, dispuestos a guardar ese momento para la posteridad. Algo habitual, como hoy mismo, como ahora.

Un escritor no escoge sus temas, son sus temas quienes le escogen

“Un escritor no escoge sus temas, son sus temas quienes le escogen”

Así que si no encuentras de qué escribir, tranquilo, espera, simplemente es que no estás preparado para transmitir sobre el tema que todavía te está esperando a que ya te encuentres en condiciones para hablar de él.