28.10.09

Los oráculos, brujos, adivinos tarotistas y demás videntes

Si queremos tener la salud bien y el bolsillo mejor, debemos huir de todo este tipo de persona adivinas (oráculos, brujos, adivinos tarotistas y demás videntes) que lo único que saber adivinar es la cantidad de euros que pueden ser capaces de sacarte del bolsillo.
Nunca les preguntes a las brujas por tu salud o por la de tus allegados, porque sin duda influirá en tu forma de seguir comportándote en el futuro. Si que influyen en tí sus palabras. No adivinan nada pero si que sin que tú quieras, influyen en tu vida y te obligan sin darte cuenta a moverte a un lado o a otro.
La pasión por los oráculos o bujos y adivinos está bien como un entretenimiento que no te creas más que para divertirte y controlando mucho el gasto que hagas en ellos. Pero tienen que tener mucho cuidado en no caer en sus trampas y convertirte en una persona adicta.
Quien te está adivinando, quien a través del Tarot cree adivinarte algo, es simplemente un exceente profesional de los sentimientos, capaz de adivinarte lo que piensas o lo que te hace sufrir. y  a partir de esos descubrimientos, construye dentro de ti una dependencia falsa, pero no es capaz de adivinar nada que tú no le cuentes, aunque no sea con la voz. Tus gestos te delatan, tus formas y tus dolores, tus formas de explicar tus problemas les dicen mu8cho más de lo que les dices con la palabra y poreso son capaces de adivinar cosas que no les cuentas.
Mucho cuidado, porque la salud es mucho más importante que todo esto. Los adivinos y oráculos son psicólogos sin titulación. si te conformas con eso, pueden ser útiles.

La escritura y el sexo se parecen. Hay que practicar.

La escritura y el sexo tiene algunos parecidos que hay que resaltar para animarse a practicarlos.
Ambos son agradecidos y gratuitos, animan y levantan la moral y la autoestima, se practican en silencio (o no) y necesitan de alguien más (el lector) para ser completos.
Y sobre todo, tanto el sexo como la escritura, necesitan practicarse todos los días (o todas las semanas) para no olvidarse y para que nos guste más.
Hay que escribir un poco casi todos los días para que el "gusanillo" no se pierda. Nada es más agradecido que escribir un poco y relerlo al cabo de un tiempo.
entre escritura y escritura (como entre sexo y sexo) se está pensando en la siguiente escritura, ideando cómo gozar más de su ejercicio.
No lo dude, si un día no la apretece escribir, intente practicar sexo o al revés.

27.10.09

Literatura abstracta. Literatura aleatoria.


El médico de barba escasa saludó a un barrendero de la sección del chico joven que miraba con interés las piernas de un arriesgado y borde anciano, que no había venido aquel día en la que el experto en inválidos demostró estar en forma, lanzando broncas sin sentido.

Aquel joven barbilampiño no había llegado todavía cuando ya se fue, y eso que sus labios denotaban un cariño especial para meterse en líos y para crear operaciones de alto riesgo, algo que ni con una bata nueva era capaz de conseguir para dejara de estar sola. Sabía que llegaría muy lejos y por eso hacía locuras sin control para demostrarse que no era tonto. No tenía dudas porque no terminaba de gustarse, lo que parecía un encanto de niña, capaz de quedarse engañada en cuanto alguien la guardaba los besos para otra ocasión más cuidada.

Taller de escritura gratuito. Un relato doble con distinto punto de vista.

Hoy vamos a proponer un ejercicio algo más complicado.

Vamos a crear una historia corta, de una página más o menos.
Y esta historia la vamos a escribir dos veces
La A será la historia relatada desde el punto de vista de un narrador. Podemos elegir el tipo de narrador que más nos guste.
La B será la misma historia, pero relatada desde un personaje, desde EL personaje, que será quien nos relatará la historia.

De esta forma aprenderemos (escribiendo) a dominar el relato corto empleando o bien un narrador o bien un personaje para contar la MISMA historia, la misma escena.

Si alguien se atreve a remitirlo a los comentarios, se dejará aquí para que lo pueda leer quien quiera y comentar o criticar. A ser posible de forma dura, que es como mejor se aprende a mejorar. Ya, ya sé que todos tenemos mucha vergüenza. en fin…

La ansiedad produce obesidad. Consejos para evitarla.

No es nuevo plantear la relación importante entre ansiedad y obesidad, porque las personas con complicadas necesidades sociales, con una vida que no les llena o que incluso se les vuelve en contra, terminan acabando en manos de ciertos vicios que aplacan la soledad, la incertidumbre, las pocas ganas de seguir peleando.
Y puede que la comida sea de las menos malas formas de tapar una ansiedad.
Pero aun así la obesidad nos produce problemas graves.
Desde la subida de la glucosa y por ello la ampliación de sufrir secualas graves en bastantes partes de nuestro organismo, la subida de tensión arterial, colestarol, triglicéridos, etc.
Tal vez la menos comentada es la pérdada de autoestima al vernos en el espejo mal, tras unos periodos de abundante caída en las golosas comidas.
Pero tenemos alternativas para saciar nuestros deseos, para calmar la ansiedad y que no nos llevan a la obesidad.
Tomar vinagretas es una de ellas. No tanto olivas como pepinillos, rábanos, cebolletas, ajos, pimientos, alcaparras, berenjenas, etc.
Nos aplacan el apetito y las ganas de comer entre horas, están buenos y agradables y no tienen calorías.
Tomar agua con gas es una forma de saciar los deseos por entrar a un bar, sin caer en alcohol o en bebidas gaseosas de alto contenido en azúcar. Si no se quiere agua con gas hay ahora bastantes bebidas incluso isotónicas, que no engordan. Desde la clásica agua tónica hasta las Zero.
A la hora de tomar embutidos, hay hoy una gran cantidad de ellos que llevan menos grasa. Hechos con pavo o incluso algunos con partes más magras del cerdo.
Un lacón (o jamón cocido) servido con unas gotas de aceite de oliva y pimentón picante seduce al más exigente. Una mortadela de pavo con unas gotas de vinagre dulce encantan.
Llevar un cliche en la boca sacia las ganas de picar calorías.
Dedicar algunas horas al día a escribir entretiene además de que consigue olvidar las necesidades de picotear por la nevera. Tenemos que tener las manos ocupadas además de la mente.
Y si hay dudas, el deporte funciona como un elemento maravilloso para aplacar vícios. Deporte incluso en solitario, si no se desea la compañía de alguien, aunque es mucho más recomendable apuntarse a un buen gimnasio o a la relación de unos amigos que acompañen en las caminatas, en la bicicleta o en el correr por los parques.

25.10.09

¿Qué factores nos inmovilizan en la vida?


¿Qué factores nos inmovilizan en la vida? Es una pregunta muy común, que o nos hacemos o incluso no nos la hacemos, lanzando contra la sociedad nuestra mala suerte.
En realidad somos nosotros los que no tomamos las debidas decisiones. Pongo cuatro factores para analziar.

La duda permanente ante todo, el miedo, el no valorarnos lo suficiente.

El miedo a agravar la situación todavía más, nos inmoviliza, cuando en realidad si algo va mal y no hacemos nada, lo menos malo que nos puede suceder es que siga igual de mal, y lo normal que empeore.

Nos resignamos ante lo que nos viene, y lo aceptamos sin intentar cambiarlo

Dependemos mucho de las opiniones de terceros, de "los otros" y eso nos inmoviliza. Nuestra vida es nuestra. Sólo nuestra.

23.10.09

¿En qué se diferencia un relato corto de una novela?

Le diferencia entre un relato corto y una novela no es sólo de tamaño. O diría más. El tamaño NO importa.

Un relato, un cuento, es una fotografía, un momento, una escena o a lo sumo escasas escenas con pocos personajes. No es necesario que tenga el clásico desarrollo. Principio, trama y final. Un relato no tiene porqué tener principio ni mucho menos final. Es repito, una fotografía.

Una novela, corta o larga, es una película. Es una serie de escenas, perfectamente engranadas para que no se noten los cortes o el montaje, con una presentación perfecta y atrayente, un desarrollo que lleve a los personajes de un lugar a otro (les tienen que suceder cosas en su historia) y un final cerrado o no, pero final.

22.10.09

Entrevista a Eduardo Mendoza en El País

"No he tenido nunca ninguna clase de pudor literario"
"Y en un momento determinado me planteé por qué no intentar escribir un texto sin un solo que, un guiño a Jardiel Poncela, Georges Perec o a Raymond Queneau". Y, sí, sin uno de "esos molestos que que aparecen por todas partes" escribió hace un tiempo Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943)
El final de Dubslav, segundo de los tres relatos que han dormitado un tiempo en los cajones de su escritorio y que ahora conforman Tres vidas de santos (Seix Barral), el primer libro de este género que el barcelonés publica en sus 34 años de carrera literaria.
"Lo que pasa es que soy idiota y me van los retos; podría haber seguido haciendo novelas humorísticas y tal, pero bueno, en esto de la literatura siempre le he hecho caso a lo que me dijo un día Juan Benet: 'No hagas nunca nada que ya sabes que quieres hacer y lo tengas claro; que todo sea arriesgado y a lo que te salga'. Y él se inventó eso de escribir con ese rollo de papel inmenso, un preordenador casi", revive el autor.
El reto de Mendoza estaba esta vez en que, según cree, no sabe hacer novela corta. También cree que deseaba reflexionar sobre algunas cosas. Y opina: "en una novela, la reflexión despista; no es para pensar, es un viaje, una experiencia vital". Y por eso hoy sufre esa novela: "La experiencia vital del lector es ahora mucho más amplia que la de los lectores de Balzac. Tiene acceso a información brutal, viaja... La aportación de vivencia que daba la novela es ahora innecesaria".

21.10.09

"Barro de Medellín" de Alfredo Gómez Cerdá, Premio Nacional de Literatura Infantil

Alfredo Gómez Cerdá ha obtenido el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2009 por su obra "Barro de Medellín". Este galardón, dotado con 20.000 euros y que concede anualmente el Ministerio de Cultura, pretende distinguir una obra de autor español escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en España durante 2008.

Gómez Cerdá empezó a escribir a los 11 años. Inicialmente se dedicó al teatro, pero a partir de 1982, cuando ganó el segundo premio "El Barco de Vapor" por su libro "Las palabras mágicas", se decantó por la literatura infantil y juvenil.

Ha colaborado en prensa y en revistas especializadas y ha participado en numerosas actividades en torno a la literatura infantil y juvenil: charlas, libro-fórum, programas radiofónicos, mesas redondas, conferencias, etc. También ha colaborado en proyectos educativos llevados a cabo en Estados Unidos (Aprenda II, En San Antonio, Texas).

Noticia completa aquí.

Relato pedante de miércoles


EL NIÑO

Llevaba varias horas sentado, ensimismado y pendiente de mis vecinos de asiento, observando como bajaban y subían tras la puerta del autobús o desaparecían sin saber bien cual era el motivo por el que después de estar un tiempo esperando en las filas, cambiaban de rumbo. Yo quieto por fuera, vigilaba el mundo que se movía en la parada e intentaba que no se fijaran en mi.
Mujeres maduras, jóvenes escondidos en su música, ¡un niño sólo!, ¡un… ¿qué hace este diminuto chaval caminando de la mano de un libro tan grande?
Se quedó sentado a mi lado, en la bancada de la marquesina que no dejaba lugar para muchos y en una posición maravillosa para leer el título del libro algo viejo y de tamaño incómodo para él, con el que descansó a mi lado.
“La insoportable levedad del ser” leí dos veces dos. ¿La qué…?, me pregunté sin pestañear para no denotar que me preocupaba el hallazgo. Este chiquillo no tiene ni idea de lo que lleva entre sus manos, pero sujeta el libro como si fuera su vida, con la delicadeza poderosa del hombre seguro.
Pero mi sorpresa fue a más cuando, ya asentado y tras mover su cuerpo dulce varias veces hasta encontrar la posición cómoda, abrió el libro por su marca páginas y se puso a leer en la página 59…

…nuestra vida cotidiana es bombardeada por casualidades, más exactamente de encuentros casuales de personas y acontecimientos a los que llamamos coincidencias…

Me pregunté por su edad, busqué en su cara detalles de adulto, revisé su atavío, miré sus zapatos. No era un adulto encogido, era un travieso mocito de unos 8 años con cara de párvulo iletrado, pero estaba leyendo lo imposible. Revisé otra vez su lectura, y moviendo ligeramente mi cara, intenté adivinar si efectivamente leía o simplemente disimulaba una espera o jugaba a ver letras, ¡yo que sé!, pero seguía en la página 59…

…el hombre llevado por su sentido de la belleza, convierte un acontecimiento casual en un motivo que pasa ya a formar parte de la composición de su vida…

Y con mi mano le toqué levemente en el hombre como si de un adulto fornido se tratara para reclamar su atención. El se giró levantando la vista del libro y mirándome como con desgana (lo que me sorprendió pues esperaba encontrarme una mirada infantil), le pregunté casi preocupado…
—¿Estás leyendo el libro?
—He vuelto para demostraros que el mundo sigue siendo tan feo como imaginé —me respondió con voz muy fina— y que los hombres somos incapaces de levantarnos entre los muertos sociales para reclamar dignidad…, te asombra mi aspecto ¿verdad? Simplemente es que me da asco volver de adulto. Soy el autor venido a corregir mis escritos, que no mis desesperanzas.

20.10.09

Relato natural que engaña o casi.

Miraba el azul y observaba que no era completamente liso, que por debajo se veía deslavado, mientras que haciendo un esfuerzo y si levantaba la vista hasta casi hacerme daño en el cuello, el marino invadía la ilimitada visión del plano celeste.

Estaba tumbado en el suelo, aplastando con mi cuerpo una tupida hierba fresca de primavera que se había disfrazado de flores pequeñitas para no ser pisada. Nulo intento porque a mí me da igual de qué se disfrazan, si de ello depende el disfrutar más y mejor del momento.

No hay sonidos, es pronto y los pájaros deben estar dormidos o lo que puede ser peor, asustados ante mi presencia imponente, porque otra cosa no, pero yo sobrecojo a quien me ve por primera vez y asusto a quien lo hace por segunda. Debe ser mi tamaño o tal vez mi forma de caminar o incluso mis sonidos guturales que de vez en cuando suelto para preocupar con mi presencia. Sé que produzco temor y me gusta notarlo, observar que se apartan los animalillos tontos del campo, los pobres diminutos que sólo saben comer insectos de colores negros. ¿Se ha dado cuenta de que la mayoría de los insectos son negros profundos y sucios?

Estaba quieto para disimular, pues sé que así se confían los que me rodean y empiezan a moverse, haciendo una vida casi normal. Es lo que pretendo. Respiraba profundamente pero intentando que mi aire no produjera ningún sonido por leve que fuera, que los movimientos de mis ojos no se percibieran para no preocupar.

A escasos 20 metros a mi derecha, un excesivo animal gris marengo se me apareció lentamente, en la dirección del viento, como yo pretendía. Me dio la impresión de que rebuscaba por la tierra bulbos o frutos caídos, pero yo me dediqué a encontrar con mi dedo el gatillo, para no fallar.

Apunté la mirilla hacia mi ojo y este hacia la zona central del pecho del animal de carne magra que iba a deleitarme aquella noche. Sólo un segundo más, para que no me molestara una rama baja, un simple segundo si el borrego se mueve hacia mí. Menos de un instante y…
…creo doctor que me atacaron miles de avispas a traición porque olieron a gozo que es símil a dulzura.

19.10.09

Consejos prácticos para escribir un Bet Seller

Un betseller es un producto que se vende mucho; aplicado a la literatura, un libro hecho (escrito) para venderse.
Pero a la vez que escrito, promocionado, encuadernado, impreso, etc.

Vamos a dar algunos consejos para convertir tus escritos en betseller, aunque algunos serán imposibles de cumplir.

El autor, quien aparezca en los medios promocionando el libro y quien firme en la portada debe ser una persona conocida. Como si ya no lo eres, esto es imposible, funciona muy bien conseguir que tu primer libro tenga un prólogo, una colaboración o incluso sea una obra compartida con una persona "famosa"
Que sea una obra de lenguaje sencillo, fácil de leer, con unas construcción no muy complicada.
Que trate de una intriga histórica, sin tener tampoco que investigar mucho sobre la época pues muchos de los posibles lectores muchas veces tampoco analizan tanto los detalles históricos.
Que contenga una historia de amor (a otra persona o a algo) complicada e importante sin ser lo básico en toda la trama.
Que tenga personajes planos, sencillos y fáciles de seguir, llenos de actividad pero no tento de pensamientos.
Que tenga una trama con cierta originalidad pero sin salirse hasta donde los lectores no quieran dedicar su tiempo.

Y a partir de aquí, a intentarlo con una buena editorial y algunos padrinos de postín.

13.10.09

Un relato (muy) corto para presentar en clase. Se avisa, es algo duro.


Dejé el coche sin cerrar por si tenía que escapar con urgencia, que alguna vez el miedo posterior me pierde y no encuentro las llaves entre los bolsillos llenos de tonterías.
No habría andado ni cien pasos cuando Dios me avisó de que aquella mujer de andares descuidados que doblaba la esquina era el trabajo encargado. Se balanceaba acompasadamente en un caminar abstracto que denotaba poco cuidado, pero me daban igual los detalles, porque mi obediencia tenía que ser total. Yo no pregunto nunca, porque es Él quien saben los motivos. Simplemente hago bien mi trabajo, observo levemente a las personas para saber cómo debo entrarles en mi relación, y si tengo dudas las dejo ir hasta esperar otro trabajo. No había gente en la estrecha calle de barrio y las horas azotaban la noche con un viento fresco que encogía almas y desviaba ideas, lo que impedía pensar nada que no fuera llegar pronto a los portales.
Metí las manos en mis bolsillos para palpar y con la seguridad del obediente, me fui acercando lentamente hasta el encuentro. Normalmente rezo algo, pero esta vez creo que no me dio tiempo, pues la distancia era muy corta y no era momento de descuidar el pensamiento, si van a ser todos los sentidos los que debo emplear en mis mandados.
Mi mirada en esos instantes no tenía objetivo, porque sé que en cuanto se posan mis ojos se asusta el observado; pero al cruzarme a su altura alcé la mirada hasta su cara, mi mano izquierda hasta su rostro, y de un golpe seco con mi ancho abreostras en medio de su garganta, logré cumplir las órdenes.
Antes de que aquella mujer procesara lo que había sucedido, intentó gritar con fuerza; pero la sangre le invadió la garganta, y la boca (sin dejarle emitir sonidos de auxilio), se abrió para soltarme su sangre sobre la chaqueta.
¡Guarra!
Con la otra mano levanté un largo cúter de empapelador para clavárselo entre las costillas izquierdas sabiendo que sólo la mitad de las veces encontraba corazón porque el resto, se me partía entre las putas costillas. Todo tiene que hacerse en décimas de segundo para que el castigado elegido no pierda el equilibrio y entonces encuentres hombro en vez de músculo blando. Esta vez salió el movimiento con maestría, si no hubiera sido por la mancha asquerosa de la camisa que tanto cuesta luego limpiar.
Cuando la mujer dobló las rodillas que ya no volvería a balancear, miré al cielo avisando al Dios de que ya había cumplido. Sé que me observó con una leve sonrisa y me alabó como siempre. Para el castigado no hay excusa posible, cuando ya te han juzgado y tienen que pagar tus culpas.
Intenté taparme las manchas cruzando los brazos, pero era una labor imposible, —¡mierda!—, y seguí andando mientras observaba espacios en busca de miradas chivatas. ¿Y ahora qué hago con esta ropa? Giré sobre mis pasos cruzando de acera y caminé rápido en busca del coche, mientras buscaba las llaves en mis bolsillos.
—¡Dios!, no las encuentro, ¿estoy tonto?

7.10.09

Otro trinomio diferente, para que tengamos más idea de lo que es.

Trinomio 2
Cárcel (pasado). Perro (presente). Fotografía (futuro).

Me sorprendió el suelo polvoriento tras tantos años encerrado en el asfalto, me producía una sensación de flotar sobre el resto de mi vida. No quise volverme para mirar la enorme puerta que dejaba atrás pues quería olvidar todo color a penas y sudores.

Un perro salió a mi encuentro gritando con temor, como esos pequeños matones dirigidos para abrir situaciones, que son los que reciben los primeros golpes y se saben débiles escondidos tras su chulería. Era blanco sucio, pequeño y suelto de todo amo, con la cabeza estirada y retrocediendo sus patas para poder huir más rápido si no conseguía asustar; me abrió el camino y me enseño a respirar junto a su libertad. Seguían existiendo los perros y aquello me hizo sentirme más vivo.

Metí la mano en el bolsillo y saqué la fotografía de mis dos hijos pequeños que ahora ya no existían. Me he perdido su vida a cambio de la nada. Miré al perro que me seguía a mi derecha y le pregunté cómo se llamaba.

No le entendí, habían sido muchos años sin libertad.

---------------

A partir de ahora, os toca elegir tres palabras al azar y montar vuestra historia. No he puesto ejemplos muy "fantásticos, para que se entienda mejor el trinomio.

6.10.09

Trinomio fantástico. Ejercicio para aprender a escribir mejor

Trinomio fantástico.
Corazón (pasado). Coche (presente). Portugal (futuro).

Respiré tranquilo pero aun así me golpeó descontroladamente, —¡pum!, ¡pum!—, tranquilo me dije, pero no logré convencerme, —¡pum!, ¡pum!—; notaba el corazón desordenado, me golpeaba el pecho, apoderándose de mí, trasladando mis miedos al exterior. Monté en el coche tan descontrolado que era incapaz de encontrar las llaves entre un bolsillo vació y unas manos temblorosas, sin pensar siquiera si era capaz de razonar y menos de salir de aquella ciudad desconocida por mí.
Unas enormes columnas romanas me miraban desde lo alto, como queriendo adivinar qué me estaba pasando, muy esbeltas y milagrosamente sostenidas por un dintel roto y escaso —¡pum!, ¡pum!— me bombeaba vida y amor a partes iguales.
Recordé su rostro trasladándome amor y me sonrojé. ¿Me tendré que quedar a vivir en Portugal?

-----------------------

Es un pequeño relato de un trinomio, eligiendo tres palabras (coche, corazón y Portugal) al azar, y poniendo a cada una de ellas una condición. en este caso, pasado, presente y futuro. Pueden probar ustedes con otras palabras al azar.

5.10.09

Me he engordado lo que está prohibido

Además de este blog tengo otro de gastronomía, un lugar de sabores y cocinas. Pero en los últimos meses me he engordado unos kilos prohibidos, no una barbaridad pero si para preocuparme. Así que hay que tomar medidas urgentes y empezar a cambiar la dita por una más verdulera, más de pepinillos y sabores cocidos, aderezados con salsas suaves y poco más.

Hay que tener mucha fuerza para hacer régimen alimentício, no es nada fácil perder kilos, y la moral debe estar muy alta. Para todas aquellas personas que quieren perder kilos, peso, un abrazo, y sepan que son ustedes los que deben decidir sobre todo, que es el momento de entablar una batalla que si se gana, nos ofrecerá más libertad y sobre todo, más salud.

Viajar sin salir de casa, sin moverse del hogar

Hay que viajar, incluso sin moverse de su casa, hay que abrir sus ojos y buscar nuevos lugares, hay que leer, soñar, buscar lugares y abstraerse, escapar de vez en cuando de la realidad que nos envuelve, hay que volar.
De vez en cuando necesitamos salir del cascarán y como sé que no siempre se puede, hay que buscar sustitutos, más fáciles y baratos, más posibles.
Una película, una novela, una historia en televisión, una conversación, una carta, una visita, una llamada teléfonica.
Escriba, dibuje, lea, mire, vuele.