9.12.16

El color de la piel en los Telediarios

Manel en su viñeta nos dejó genialmente unas líneas sobre la triste realidad del que observa una vida mejor pero aun sabiendo que existe, nunca la puede alcanzar pues se lo impedimos los demás.

Alguien puede pensar que así se evitan los problemas, cuando en realidad a lo más…, se retrasan.

Los problemas hay que resolverlos y algunas iniciativas como las de dar pasaporte europeo, son las correctas.

En Europa no estamos creciendo en número de personas pues ya no queremos tener hijos. Eso es el empobrecimiento social a medio y largo plazo. Para nuestros nietos.

Podemos no querer verlo, decidimos no mirar. Pero les estamos traspasando el problema de nuestra vieja Europa a nuestros hijos y nietos. Hay que decirlo.

En los telediarios salen todos los días un buen número de asesinos, delincuentes, violadores, torturadores, ladrones violentos. ¿Hemos mirada sin mieda el color de su piel? Sí. Efectivamente. Sí.

7.12.16

Un africano mezclado con recuerdos alemanes

Este señor vino a Zaragoza unas horas desde África, a dejarnos su imagen y sus músicas. No tengo idea de si sabía donde estaba Zaragoza, España o la calle en donde aterrizó desde un autobús junto a sus compañeros.

Muchos en la vida, hemos aterrizado en plazas curiosas y extrañas que ya nunca volveremos a pisar. Incluso muchos de nosotros las recordamos en una imagen interior, por si alguna vez podemos volver, que siempre deseamos, por recordar tiempos pasados.

Yo tengo guardado en mi memoria un pequeño parque plaza en Kiel (Alemania) como si lo estuviera observando ahora mismo. Estuve unos minutos, pero se me quedó dentro. Debió ser el frío de 12 bajo cero, que no me parecía frío comparado con el de enero en Zaragoza con cierzo.

O igual fue la solución que le habían dado a los árboles elevándose del césped rodeandolos con piedras y adoquines. O un avión alemán de la II Guerra Mundial junto a una iglesia destruida en la misma plaza que ahora no encuentro en Google. 
 
O sus enormes cantidades de zonas verdes y árboles rodeando las casas, pelados de hojas pero demostrando que se puede vivir en una ciudad donde hay más metros de zonas verdes que de asfalto.

3.12.16

Nos busques el final, disfruta del camino

Algunos finales son felices, otros en cambio son necesarios. 

Todo lo que empieza camina hacia su muerte, sin saber ni cuánto le queda ni en qué esquina nos espera. 

Por eso mismo nunca debe importarnos nada que no sea ser feliz en el camino. 

        Podrías empezar hoy, nadie te lo impide. 

Bueno sí…, tú mismx.

Disfruta hoy de hoy. Por si acaso

No hay que preocuparse si se es anciano. La primera duda es: ¿A qué hora uno es anciano? Posiblemente cuando ya no se valga por sí sólo para hacer su vida normal. Antes de esto no se es anciano, sino maduro, mayor, abuelo si acaso. Es verdad que nuestros hijos harán con nosotros algo parecido a lo que todos nosotros hemos hecho con nuestros padres. Es un consuelo. Admitimos que nos tratar´a regular, y encontraremos motivos. Así que…, chata y chato…, disfruta hoy del hoy y mañana del mañana. Por si acaso.

2.12.16

Somos lo que somos. Y lo que nos dicen que somos

Hay que tomarse un tiempo, para comprender que sólamente somos lo que somos. 

De ahí a todo lo que tú quieras ser…, eso ya depende de tí. 

El mundo está abierto para intentar conquistarlo, pero no es sencillo. 

Todos los demás te irán poniendo en tu sitio. 

Es incluso mejor que así sea. Pero si no lo intentas nunca llegarán a ningún sitio. 

Por eso…, que te frenen los demás no es malo, es positivo. Indica que lo has intentado. 

Y que vas a aprender de los frenos que te pongan los demás. 

Somos lo que somos, pero no siempre sabemos lo que somos y debemos aprender a escuchar a los demás. 

Lo que seas realmente, si los demás no lo ven o lo advierten, no sirve de nada.

28.11.16

Trabajadores y pobres. Mala situación de incapacidad

No es fácil entender hacia dónde vamos si admitimos como ciertos estos titulares que nos machacan casi todos los días. En una España con cuatro millones de desempleados, tenemos otros más de tres millones de trabajadores que siéndolo, son pobres estadísticos. Pobres con arreglo a los datos de Europa. Trabajan para ser pobres. 

Los libros de historia nos indican que llegados a este punto lo normal es que empiecen los problemas serios. Pero parecemos conformarnos con decir que efectivamente es un gran problema y demostrar que somos incapaces de resolverlo. Las ayudas sociales no sirven para resolver esta situación.

27.11.16

Si quieres triunfar…, aprende a fracasar

Estamos a nada de serlo todo. Pero no es fácil lograrlo. 

No sabemos bien los motivos que nos llevan al fracaso, por eso es tan importante aprender de ellos. 

Fracasar es menos habitual de lo que creemos, pues normalmente tras el fracaso viene la parálisis y dejamos de intentarlo, nos acobardamos. 

Fracasar está mal visto, pero es la mejor forma de triunfar. De aprender. 

Debería ser obligatorio fracasar, para así lograr el éxito con más profesionalidad. 

Estamos a punto de lograrlo, simplemente debemos fracasar antes, pero de una forma provocada, aprendiendo de los errores.

Tuvimos suerte. Esta vez fue una hoja

Podría ser un hombre atrapado en la alambrada, una mujer enganchada al alambre en su intento por huir. Pero hemos tenido suerte, es simplemente una hoja del otoño tardía. Es parte de la alambrada del campo de concentración de Sachsenhausen muy cerca de Berlín. Europa los está limpiando mentalmente, creyendo que es la solución.

Hoy no toca humor, hoy toca humores, bilis y malas hostias. El mundo no se ha leído sus libros de historia. O si se los ha leído, es para copiar. Los seres humanos somos humanos y nos debemos respeto. Con independencia de nuestro tamaño, color o costumbres. El respeto es algo muy sencillo y básico, es simplemente reconocerles, entregarles las leyes básicas para vivir en su libertad.

Algunos creen que “ellos” sobran, los que son diferentes sobran. ¿Diferente a qué y a quién? Lo que sobran son violencias, faltas de sonrisas y diálogo, y para evitarlo simplemente hay que recordar. Cuidado con las soluciones mágicas, pues a veces contaminan mucho.